Cómo protegerse de las alergias esta primavera

Alcom Inmobiliaria  -  21/02/2020  -  Curiosidades Salud
  • Cómo Protegerse De Las Alergias Esta Primavera 1/1

Que las alergias se asocien a la primavera no es casual: el polen de gramínea, que predomina en abril, mayo y junio, fue el primer agente descrito como capaz de inducir alergia en las vías respiratorias. El responsable de este descubrimiento fue el científico británico Charles Blackley, quien en el siglo XIX y gracias a su propia reacción alérgica, logró dar con un diagnóstico.


Inicialmente se consideró a la alergia como “la enfermedad de la aristocracia”, porque afectaba solo a quienes tenían una disposición delicada, pero con el paso de los años se ha convertido en el trastorno inmunológico más común en el ser humano. Hoy en día se asocian a su desarrollo muchos otros pólenes además del de gramínea: la polinosis -alergia producida por pólenes- se ha multiplicado en las últimas décadas.



¿Por qué en primavera?



Que la mayoría de plantas y árboles de nuestro territorio polinicen durante los meses de primavera no significa que la alergia deba asociarse automáticamente a esta estación. Como indica Teresa Riaño Avanzini, del Hospital Ramón y Cajal, depende del nivel de sensibilización de la población de cada lugar; en la Comunidad de Madrid, por ejemplo, predomina la de gramíneas, cuyos pólenes resultan más agresivos que en otras áreas debido a la contaminación, la cual, según está demostrado, puede modificarlos estructuralmente.


Otro factor que aumenta los síntomas alérgicos durante la primavera es la exposición. Como respuesta anómala o exagerada del sistema inmune frente a determinadas sustancias inocuas con las que convivimos habitualmente -ácaros del polvo, epitelios de animales o pólenes- y que son toleradas por la mayoría de las personas, la alergia puede producirse en cualquier momento del año. Sin embargo, durante la primavera, esta exposición se vuelve más intensa en cuestión de poco tiempo y de forma brusca, ya que a causa de la polinización irrumpen en el aire granos de polen que pueden colarse en las casas cuando ventilamos, pasando a formar parte del polvo doméstico.



¿Cómo protegernos?



Lo primero es obtener un diagnóstico específico por parte de un especialista alergólogo. Ello nos ayudará a reconocer qué planta y/o árbol nos produce alergia y, a partir de ahí, podremos entender mejor tanto la causa del problema como sus circunstancias -niveles de pólenes atmosféricos, estacionalidad, picos de concentración y duración de la estación polínica-, lo que nos ayudará a prevenir los síntomas.


Tal y como explica la doctora Riaño, el alergólogo elabora unahistoria clínica detallada haciendo hincapié en los síntomas, la intensidad y la estacionalidad de los mismos, así como los factores que pueden agravar o desencadenarlos (mascotas, características de la vivienda, profesión, etc.). Una vez completada esta, lleva a cabo una exploración física y las pruebas complementarias necesarias (pruebas cutáneas, espirometría, analítica...) para llegar a un diagnóstico, conocer el perfil de sensibilización del paciente y elaborar así un plan de tratamiento específico y eficaz para el paciente. 


Por otro lado, hacer un buen seguimiento de la información aerobiológica de las zonas geográficas por donde tengamos que desplazarnos durante los meses de primavera también puede ser de vital importancia: “es importante que un médico especialista alergólogo ayude a determinar las alergias, puesto que el tratamiento común de todas las enfermedades alérgicas es por un lado la evitación de los alérgenos responsables